• Tiempo de lectura:5 minutos de lectura
  • Categoría de la entrada:Psicología

La editora científica Julia Dabrowska resume un estudio reciente de Cambridge que sugiere que nuestras personalidades determinan nuestras preferencias musicales de la misma manera, sin importar de dónde seamos.

Con su origen hace al menos 35.000 años en el período paleolítico, la música ha sido un aspecto destacado de la vida y la cultura humana desde entonces.

Ya sea durante un entrenamiento a las 6 am, un paseo por el parque, una sesión de estudio nocturna o algo completamente diferente, la mayoría, si no todas, las personas disfrutan escuchando música.

Camine por Cambridge y pregúntele a todos los que ve usando un puffer universitario qué están escuchando (oh, espere, ya hay alguien haciendo eso…) y verá que la diversidad de géneros y artistas está mucho más allá del rango de pan rebanado en Mainsbury’s.

Claramente, diferentes personas tienen diferentes preferencias musicales, pero ¿están relacionadas de alguna manera con la personalidad de cada uno?

Investigadores de Cambridge se propusieron responder precisamente a esta pregunta y descubrieron que entre 350 000 participantes de más de 50 países y seis continentes, los vínculos entre las preferencias musicales y la personalidad son universales.

Por ejemplo, los oyentes de música contemporánea tendían a exhibir extraversión, mientras que los que escuchaban música etiquetada como sin pretensiones se asociaron con la escrupulosidad, independientemente de la ubicación geográfica de los participantes.

Estas correlaciones quizás no sean sorprendentes: la extroversión es un rasgo caracterizado por la sociabilidad, la búsqueda de emociones y las emociones positivas, mientras que la música contemporánea tiende a contener rasgos alegres y bailables.

Del mismo modo, los oyentes conscientes tendían a disfrutar menos de estilos musicales agresivos e intensos que sus contrapartes no conscientes.

Curiosamente, los científicos descubrieron que las personas que exhibían neuroticismo no preferían la música triste (para expresar su soledad) ni la música alegre (para mejorar su estado de ánimo), como se predijo, sino que se inclinaban hacia estilos musicales más intensos, ¿quizás indicativo de su angustia y frustración internas?

También se postuló que los factores climáticos pueden influir en las personalidades y las preferencias musicales, ya que las personas en climas más cálidos, particularmente en América Central y del Sur, tienden a preferir música más rítmica y bailable asociada con la extraversión y los rasgos sociales.

Además de las diferencias culturales que se remontan a la colonización inicial y por lo tanto, reflejan la historia de una nación, esto podría ser el resultado de horas de luz más largas y temperaturas nocturnas más cálidas que conducen a una cultura de baile social más prominente que en climas más fríos.

Para recopilar los datos, el equipo utilizó un cuestionario de autoinforme sobre las opiniones de los participantes sobre 23 géneros musicales y el Inventario de Personalidad de Diez Elementos (TIPI), además de reproducir breves clips de audio de 16 géneros de música occidental y grabar alas reacciones a los participantes.

En términos de vincular las preferencias musicales con los rasgos de personalidad, se utilizó el modelo MUSIC , identificando 5 estilos musicales clave (¡puede probarlo usted mismo aquí: https://www.musicaluniverse.io/ !):

  • Melódico (características románticas, lentas y tranquilas, como rock suave o música R&B)
  • Sin pretensiones (relajante, no agresivo y simple, como el país)
  • Sofisticado (complejo, inspirador y dinámico, como se escucha en el jazz clásico o tradicional)
  • Intenso (fuerte y agresivo, como géneros heavy rock/metal punk o power pop)
  • Contemporáneo (rítmico, optimista y electrónico, como rap, electrónica o música latina)

Es importante destacar que las correlaciones entre la preferencia musical y los rasgos de personalidad se mantuvieron constantes entre los participantes de todo el mundo, lo que sugiere que las personas de diferentes culturas pueden ser más similares de lo que pensamos.

El Dr. David Greenberg, autor principal del estudio, investigador asociado honorario en el Centro de Investigación del Autismo de Cambridge y becario postdoctoral en la Universidad de Bar-Ilan, dice: “Las personas pueden estar divididas por geografía, idioma y cultura, pero si una persona introvertida en una parte del mundo le gusta la misma música que a los introvertidos en otras partes, eso sugiere que la música podría ser un puente muy poderoso”.

Además del potencial de la música para conectar a personas de todo el mundo, estos hallazgos también podrían respaldar las recomendaciones de transmisión de música en relación con el bienestar.

Por ejemplo, al adaptar los géneros musicales, se recomienda a los oyentes en función de sus personalidades y su estado de ánimo posterior.

Por supuesto, nada está claro y las personas no pueden estratificarse según su gusto musical, pero los estudios futuros podrían buscar investigar los factores biológicos y culturales que sustentan estos vínculos.

Sin embargo, sin importar cuáles sean los orígenes, este estudio brinda otro ejemplo de que no todos somos tan diferentes como la sociedad nos ha hecho pensar.