¿Llegará Xbox Game Pass a Nintendo Switch y PlayStation 5?

La diversificación de Xbox continúa, ahora con la posibilidad de que Xbox Game Pass llegue a Nintendo Switch y PlayStation 5. ¿Podría esto marcar el fin de las guerras de consolas?

El cambio de enfoque de Microsoft

A medida que Microsoft ha expandido sus servicios de Xbox a lo largo de los años, la marca ha dejado de centrarse exclusivamente en sus consolas insignia, utilizando en su lugar el término “ecosistema Xbox” para describir sus activos.

Esta expansión apunta a alcanzar más allá de las consolas y resalta la búsqueda de Microsoft por la expansión y, quizás, la unidad.

Ahora, la atención está puesta en llevar Xbox Game Pass a otras consolas que no pertenecen a la marca, aunque es un movimiento lleno de obstáculos. A pesar de los desafíos logísticos, el CFO de Xbox, Tim Stuart, muestra un entusiasmo apasionado por la posibilidad en el futuro.

“Es un cambio de estrategia. No estamos anunciando nada ampliamente aquí, pero nuestra misión es llevar nuestras experiencias de primera parte, nuestros servicios de suscripción, a cada pantalla que pueda jugar juegos”, comentó Stuart en la Cumbre de Wells Fargo TMT. “Eso significa televisores inteligentes, eso significa dispositivos móviles, eso significa lo que habríamos considerado competidores en el pasado, como PlayStation y Nintendo”.

Desafíos y dudas

Aunque la visión de Microsoft ampliaría el potencial de Game Pass, las tensiones entre Sony y Xbox plantean interrogantes sobre la viabilidad de esta colaboración.

Además, la capacidad de la Nintendo Switch para ejecutar títulos de alta gama como Starfield o Baldur’s Gate 3 podría ser un desafío.

Muchos obstáculos separan la visión de Microsoft de su materialización. A pesar de la posible expansión de Game Pass, surge la pregunta de si los jugadores acogerían esta colaboración, ya que la comunidad gamer a menudo se aferra a sus preferencias.


Conclusión

En resumen, la posibilidad de Xbox Game Pass en Nintendo Switch y PlayStation 5 es emocionante pero desafiante. Microsoft busca trascender las limitaciones de las consolas, pero las diferencias y rivalidades en la industria plantean interrogantes sobre la factibilidad de esta expansión.

Relacionado