Crean un robot capaz de derretirse y escapar de una jaula

Este pequeño robot puede derretirse, escapar de una prisión deslizándose a través de barras seguras y luego reformarse en un cuerpo sólido. ¿Quizás eso te suene de algo?

Si recuerdas la película de Terminator, existe una mítica escena en la que el personaje malo es capaz de fundirse y traspasar unas barreras metálicas. Dicho esto, a modo de curiosidad.

El microbot de metal, esta hecho de micropartículas de metal líquido que pueden ser dirigidas y remodeladas por campos magnéticos externos.

Los inventores de este robot creen que su descubrimiento puede usarse en entornos clínicos y mecánicos, al ser capaz de llegar a espacios muy complejos de alcanzar por el ser humano.

El robot se presentó como parte de un estudio sobre las micropartículas metálicas, conocido como un tipo de materia de transición de fase magnetoactiva; capaz de transformarse, moverse rápidamente, ser controlado fácilmente y transportar muchas veces su propio peso corporal.

Los científicos detrás del estudio, publicaron sus hallazgos recientemente en el diario Matter.

Al juntar el robot con campos magnéticos a corrientes alternas, los científicos aumentaron su temperatura a 95 Fahrenheit (35 Celsius) y causaron que se transformase de un estado sólido a un estado líquido en 1 minuto y 20 segundos. Una vez transformada en metal líquido, la figura pudo ser dirigida a través de los estrechos huecos de su jaula bloqueada por más imanes, que demuestren su morfabilidad.

Es la primera vez que se identifica un material capaz de cambiar de forma y transportar cargas pesadas para su uso en microbots, resolviendo un enigma que ha entretenido durante años a muchos de los creadores de robots en miniatura.

En su forma líquida, el robot podría alargarse, dividirse y fusionarse. En forma sólida, se dirigió a velocidades superiores a 3 mph y transportó objetos pesados hasta 30 veces su propio peso. La combinación de ambos, significa que un robot hecho con este material podría desplegarse para reparar elementos electrónicos en lugares de difícil acceso; por ejemplo, trabajando como un tornillo improvisado o para soldar electrónicamente puntos demasiado estrechos.

En otro experimento, los investigadores demostraron cómo el robot podría desplegarse dentro de un estómago humano para eliminar un objeto extraño no deseado. Los científicos dirigieron el robot de forma sólida, que medía menos de 0.4 pulgadas de ancho, a través del órgano falso hasta que localizó el objeto extraño.

Luego se derritió gracias a los campos magnéticos controlados a distancia, estirándose en su nuevo estado de metal líquido alrededor del objeto y una vez que lo abraza de forma segura, se enfrió nuevamente para pasar a un estado sólido. Permitiendo arrastrar el objeto extraño fuera de la cámara.

Las innovaciones microrobóticas mas recientes incluyen robots lo suficientemente pequeños como para poder gatear a través de las arterias humanas, lo suficientemente inteligentes como para aprender nadar y otros, han sido capaces de volar por el aire alimentados por pequeñas fuentes de alimentación.

“ Todavía estamos temprano en la exploración de qué tipo de materiales pueden hacer esto, ” Brad Nelson, profesor de robótica en ETH Zurich que no formó parte del estudio, le dijo a The Washington Post. Una de las áreas de investigación más interesantes en microrobótica en este momento es en aplicaciones clínicas —, particularmente el suministro de medicamentos al cerebro o para tratar coágulos sanguíneos, agrega.

El microbot de metal presentado recientemente, usa boro de hierro neodimio -altamente tóxico para los humanos- eso significa que solamente sería clínicamente seguro de usar dentro de humanos, siempre que posteriormente se retirarse por completo del cuerpo.

🔥 RELACIONADOS