Python puede ser el lenguaje de programación más importante del mundo en estos momento, pero su popularidad no durará. A continuación te dejo las razones.

Este artículo es una opinión de Cristóbal Tozzi, redactor del blog ITPro Today.

Los tiempos nunca han sido mejores para Python. Actualmente, el lenguaje se clasifica (según el índice tiobe) como el lenguaje de programación más popular del mundo.

Una posición que refleja su crecimiento a lo largo de los últimos años o más bien, las dos últimas décadas.

Ese crecimiento proviene de una variedad de factores. Uno es el hecho de que Python, a pesar de sus orígenes humildes como un lenguaje de secuencias de comandos de shell mejorado, se ha convertido en uno de los lenguajes más versátiles y dinámicos que existen.

Se utiliza para todo, desde el desarrollo web hasta la programación del Internet de las cosas (IoT) , la inteligencia artificial, los scripts para hackear y más.

Otro hecho es que el código de Python es muy fácil de escribir y ejecutar, lo que hace de Python el lenguaje elegido para la gran mayoría de los cursos de introducción a la programación.

Sin embargo, una parte de mí se pregunta cuánto durará el apogeo de Python.

Si bien, no existe nada intrínsecamente malo con el lenguaje de Python, me siento sorprendido de que haya logrado volverse tan popular como lo es y tengo algunas dudas sobre si Python seguirá siendo un lenguaje de programación relevante dentro de 10 o 20 años.

¿Por qué preguntarse eso? Bueno, aquí tienes hasta cuatro razones por las que Python podría decirse que es más popular de lo que seguramente debería ser.

1. Python no es un lenguaje rápido

Podría decirse que la mayor deficiencia del lenguaje es que las aplicaciones escritas en Python, simplemente, no son rápidas.

Al menos, no son tan rápidos como los codificados en lenguajes como C e incluso Java (que en sí, no es conocido por ser un lenguaje demasiado rápido).

Por esta razón, me preocupa que los desarrolladores nos estemos disparando en el pie, al escribir tanto código en Python. El código puede ser fácil de escribir e implementar, pero estamos sacrificando la velocidad, la eficiencia y el rendimiento por facilidad.

En un mundo donde cada milisegundo cuenta, Python no debería de ser la mejor elección.

2. La sintaxis de Python es demasiado rígida

Parte de la razón por la que Python es tan popular, especialmente entre las personas nuevas en la programación, es porque requiere una sintaxis muy específica.

Esa sintaxis da como resultado un código muy claro y legible.

Esto es excelente, sobre todo si no te importa tomarte el tiempo necesario para aplicar todas las reglas sintácticas de Python. Pero, si solamente deseas generar código rápidamente, probablemente Python no sea el mejor lenguaje.

Entonces, si queremos priorizar la flexibilidad y el dinamismo en lugar de que el código se vea muy bonito y consistente, Python no sería el mejor lenguaje para el futuro.

3. Python proporciona una experiencia de programación limitada

Otra razón por la que Python es popular entre los principiantes es que es fácil de usar. No tienes que pasar tu código a través de un compilador.

Sin embargo, la desventaja de Python a este respecto es que en realidad no proporciona una experiencia de desarrollo de software holística.

Las personas que aprenden a codificar en Python no están aprendiendo sobre todos los aspectos de una canalización de desarrollo de software tradicional y enfrentarán una mayor curva de aprendizaje si continúan trabajando con lenguajes no interpretados.

De hecho, y esto puede sonar un poco duro, saber cómo codificar en Python es simplemente un paso adelante de saber cómo ejecutar programas en una shell Bash.

Desde esta perspectiva, se podría argumentar que Python está creando una generación de programadores que no necesariamente conocen la programación al completo.

Solamente saben cómo escribir código interpretado.

4. No se ha escrito nada realmente grande en Python

Esto es algo que con seguridad puede ser discutible, pero seguiré adelante con la afirmación: Cuando miro alrededor del mundo de hoy en día, no veo ninguna aplicación o plataforma realmente grande, compleja o trascendental escrita en Python.

Claro, hay muchos sitios web importantes que usan Python de una forma u otra, principalmente en el back-end y probablemente, también existen millones de aplicaciones pequeñas desarrolladas en Python.

Pero no existe un equivalente de WordPress basado en Python (aunque existen algunos CMS basados en Python, la mayoría de los cuales probablemente no hayas oído hablar) y tampoc existe una suite de productividad de oficina que dependa en gran medida de Python.

Ciertamente, no existen ningún sistema operativo, ni siquiera una parte importante de un sistema operativo programado en Python.

Esta observación no es tanto una crítica a Python como un esfuerzo por resaltar el hecho de que, si Python estuviera a punto de seguir siendo uno de los mejores lenguajes de programación en las próximas décadas..

Alguien habría pensado en hacer algo más interesante con él, más lejos de escribir scripts y aplicaciones simples; pero aún no se ha hecho y probablemente no se hará.


Conclusión

Es cierto que los argumentos que he presentado anteriormente contra Python son todos subjetivos y ciertamente bastante discutibles. Mucha gente es más optimista sobre Python.

No digo que nunca se deba usar Python, ciertamente existen muchos casos de uso perfectamente válidos.

Pero, esos casos de uso implican principalmente escribir scripts y aplicaciones relativamente simples, sin tratar de usar Python como el lenguaje de referencia para escribir todo lo que hay debajo.

Después de todo, como dije anteriormente, Python fue diseñado originalmente para ser básicamente solo un lenguaje de secuencias de comandos de shell.

Se ha transformado en un tipo de monstruo mucho más popular y creo que esa tendencia demostrará ser una anomalía.

Dentro de diez años, sospecho que estaremos mirando hacia atrás y preguntándonos qué estábamos pensando cuando hicimos de Python el lenguaje de programación más popular del mundo.

Compartir es Vivir!

Comparte tu opinión