¿Qué es una arquitectura de nube híbrida?

La nube híbrida se refiere a un entorno mixto de computación, almacenamiento y servicios compuesto por infraestructura local, servicios de nube privada y una nube pública; como Amazon Web Services o Microsoft Azure, con orquestación entre las diversas plataformas.

¿Por qué el almacenamiento en la nube es tan importante para los estudiantes?

El uso de una combinación de nubes públicas, computación local y nubes privadas en un centro de datos significa que tienes una infraestructura de nube híbrida.

Beneficios de la nube híbrida

Si bien, los servicios en la nube pueden generar ahorros de costos, su principal valor radica en respaldar una transformación comercial digital de rápido movimiento. Cada organización de administración de tecnología se ejecuta bajo dos agendas: La agenda de TI y la agenda de transformación empresarial.

Por lo general, la agenda de TI se enfoca en ahorrar dinero. Sin embargo, las agendas de transformación de negocios digitales se centran en inversiones para ganar dinero.

El principal beneficio de una nube híbrida es la agilidad. La necesidad de adaptarse y cambiar de dirección rápidamente es un principio fundamental de un negocio digital. Es posible que tu empresa desee (o necesite) combinar nubes públicas, nubes privadas y recursos locales para obtener la agilidad que necesita para obtener una ventaja competitiva.

Nube pública: Ventajas y desventajas

Si contratas a un proveedor de servicios como AWS o Azure, estás utilizando una nube pública y básicamente, estás alquilando una porción de su infraestructura de centro de datos distribuidos.

Las nubes públicas ofrecen infraestructura de nube como servicio (IaaS) con enormes economías de escala, capaces de escalar de manera elástica y se ejecutan de forma totalmente automatizada, por lo que es casi imposible que un centro de datos local compita en precio o eficiencia.

Ventajas de la nube pública:

  • Escalabilidad (tanto hacia arriba como hacia abajo). Casi ilimitada debido a los recursos de la nube bajo demanda.
  • Menor gasto de capital. No necesitas comprar todo para tu propio equipo de centro de datos.
  • Fiabilidad. Debido a los servicios distribuidos en varios centros de datos.

Desventajas de la nube pública:

  • Menos control sobre la seguridad de los datos. Nunca sabes dónde y bajo qué restricciones geográficas o de otro tipo, están operando tus datos.
  • Mayor gasto operativo. A medida que aumentas el rendimiento, aumentan las tarifas de costo por hora.

Nube privada: ventajas y desventajas

Si configuras una infraestructura de nube dedicada para tu empresa, estás utilizando una nube privada. Es una nube privada, aquella que se administra por ti mismo o contratas a un servicio de terceros y ese tercero; se encarga de alojarlo en su propio centro de datos o fuera de sus instalaciones.

Ventajas de la nube privada

  • Seguridad. Los datos y aplicaciones permanecen detrás de tu firewall y solo tu empresa puede acceder a ellos, lo que hace que las nubes privadas sean más adecuadas para procesar o almacenar datos confidenciales.
  • TCO potencialmente más bajo. A través de un opex más bajo con el tiempo.
  • Mayor control y personalización. Adapta tus servidores a las preferencias de tu empresa.
  • Flexibilidad. Capacidad para mover datos no confidenciales a una nube pública para adaptarse a picos repentinos de demanda en tu nube privada.

Desventajas de la nube privada:

  • Costos más altos. Aumento de los cargos iniciales y la necesidad de pagar los costos del equipo que compras.
  • Responsabilidad. Para operar y mantener tu propio centro de datos, hardware de TI y software empresarial, así como tu propia seguridad y cumplimiento.
  • Menos flexibilidad. En la ampliación o reducción de los recursos de TI a medida que cambian tus necesidades.

¿Es la nube híbrida adecuada para tu empresa?

No todo pertenece a una nube pública, razón por la cual tantas empresas con visión de futuro eligen una combinación híbrida de servicios en la nube. Las nubes híbridas ofrecen los beneficios de las nubes públicas y privadas y aprovechan la arquitectura existente en un centro de datos.

El enfoque híbrido permite que las aplicaciones y los componentes interoperen más allá de los límites (por ejemplo, en la nube frente a las instalaciones) entre instancias de la nube e incluso entre arquitecturas (por ejemplo, tradicional frente a la digital moderna).

También se necesita el mismo nivel de distribución y flexibilidad de acceso para los datos. Ya sea que esté manejando cargas de trabajo o conjuntos de datos, en el mundo digital dinámico, debes planificar las cosas para moverte en respuesta a las necesidades cambiantes.

El lugar donde viven las aplicaciones o los datos en la actualidad podría no ser el mejor lugar para que vivan a lo largo del tiempo.

Dentro de la arquitectura de nube híbrida se incluye las siguientes características:

  • Centro de datos local, los recursos de la nube privada y pública y las cargas de trabajo están vinculados bajo una gestión de datos común sin dejar de ser distintos.
  • Puede conectar sistemas existentes que se ejecutan en arquitecturas tradicionales que ejecutan aplicaciones críticas para el negocio o que contienen datos confidenciales que pueden no ser adecuados para la nube pública.
  • Las infraestructuras de nube híbrida están habilitadas por un Data Fabric que utiliza un enfoque definido por software para proporcionar un conjunto común de servicios de datos en cualquier combinación de recursos de TI.

Escenarios de la nube híbrida

  • Cargas de trabajo dinámicas o que cambian con frecuencia. Utiliza una nube pública fácilmente escalable para tus cargas de trabajo dinámicas y deja las cargas de trabajo menos volátiles o más sensibles en una nube privada o en un centro de datos local.
  • Separar las cargas de trabajo críticas de las cargas de trabajo menos sensibles. Puedes almacenar información confidencial financiera o de clientes en tu nube privada y usar una nube pública para ejecutar el resto de tus aplicaciones empresariales.
  • Procesamiento de grandes datos. Es poco probable que proceses big data continuamente a un volumen casi constante. En su lugar, puedes ejecutar algunos de tus análisis de big data utilizando recursos de la nube pública altamente escalable, al mismo tiempo que usas la nube privada para garantizar la seguridad de los datos y mantener big data confidencial detrás de tu firewall.
  • Mudarse a la nube de forma incremental, a tu propio ritmo. Coloca algunas de tus cargas de trabajo en una nube pública o en una nube privada a pequeña escala. Verás lo que funciona para su empresa y continúa expandiendo tu presencia en la nube según te sea necesario, en nubes públicas, nubes privadas o una combinación de ambas.
  • Necesidades temporales de capacidad de procesamiento. Una nube híbrida permite asignar recursos de nube pública para proyectos a corto plazo, a un costo menor que si usarás la infraestructura de TI de tu propio centro de datos. De esa manera, no invertirás demasiado en equipos que necesitarás solo temporalmente.
  • Flexibilidad para el futuro. No importa qué tan bien planees satisfacer las necesidades de hoy, a menos que tengas una bola de cristal. No sabrás cómo podrían cambiar tus necesidades el próximo mes o el próximo año. Un enfoque de nube híbrida te permite hacer coincidir tus requisitos reales de administración de datos con la nube pública, la nube privada o los recursos locales que estén mejor capacitados para manejarlos.
  • Lo mejor de ambos mundos. A menos que tengas las necesidades claras que te satisfagan solamente con una solución de nube pública o solo con una solución de nube privada, ¿Por qué limitar tus opciones? Elige un enfoque de nube híbrida y podrás aprovechar las ventajas de ambos mundos simultáneamente.