La NASA quiere estudiar los requisitos del código abierta para aclarárselo a sus ingenieros
La NASA quiere estudiar los requisitos del código abierta para aclarárselo a sus ingenieros
  • Categoría de la entrada:Noticias
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

¡Houston, tenemos un problema! Nuestros científicos espaciales no comprenden del todo los matices de las licencias de software.

La NASA, es mucho más que científicos espaciales y entre ese mucho, es también el hogar de infinidad de ingenieros de software y otro técnicos; encargados del mantenimiento, la gestión, la administración y otros roles menos conocidos.

Entre aquellos en la agencia espacial de los Estados Unidos que se ocupan del software, escribiéndolo, requiriéndolo, mirándolo con furia, hay menos comprensión de los requisitos del software de código abierto de lo que debería haber.

O eso dicen John Haiducek, Thom Edwards, Wade Duvall, Sarah Cannon, Kai Germaschewski y Jason Kooi, una mezcla de expertos del Laboratorio de Investigación Naval de los EE. UU., la Universidad Técnica de Dinamarca, la Universidad de New Hampshire y otros.

El documento que habla sobre los malentendidos

Recientemente completaron un breve artículo titulado “Recomendaciones para aclarar los requisitos de código abierto de la NASA” que se publicó a través de ArXiv.

En ese documento, los investigadores observan que si bien la NASA tiene una política diseñada para fomentar el desarrollo de software de código abierto, su personal sigue confundido sobre el significado específico entre los términos como “software de código abierto”, “software libre” o “licencia permisiva”.

Algunos documentos y políticas de la NASA han reconocido las definiciones OSI y FSF como ampliamente aceptadas, pero la NASA no siempre usa y aplica estas definiciones de manera consistente.

Además, muchos científicos entienden erróneamente que el término ‘código abierto’ significa simplemente que el código fuente está disponible para el público.

Como resultado, algunos productos de software desarrollados por científicos se anuncian como código abierto a pesar de que sus licencias violan una o más de los diez criterios de la definición de OSI.

En algunos casos, tales malentendidos en el pasado han impedido que algunos programas de la NASA se incluyan en las distribuciones de Linux.