El mejor y más sencillo consejo de seguridad para todos los usuarios de Android

Así es, existe un sencillo consejo que los usuarios de Android deberían de cumplir a rajatabla si quieren mantener la seguridad de su smartphone Android.

El resumen rápido es: No instales nada que no sea necesario.

En profundidad

En la red, los piratas informáticos están activos las 24 horas, los 7 días de la semana, esperan poder robar tus datos y arruinar tu vida.

Es algo que sucede con bastante frecuencia, demasiado habitualmente y que podríamos evitar de forma bastante sencilla.

Aunque muchas veces no encontremos en Google la solución para los ataques más avanzados, si que podemos encontrar un aspecto en el que adelantarnos a los crackers: La prevención del riesgo.

Dos puntos de vista importantes a tener en cuenta

El primero, es que los bancos, el comercio minorista, las redes sociales y varios servicios son objetivos claros para todos aquellos que se ganan la vida vendiendo e intercambiando información de los usuarios.

Es una situación triste, sí, pero no es algo que vaya a cambiar a corto plazo.

El segundo, las empresas intentan proteger los datos de los usuarios, pero los piratas desarrollan sus ataques (sobre todo de ingeniería social) cada vez más inteligentes y son capaces de superar cualquier barrera que las empresas diseñen.

Por lo tanto, los piratas informáticos siempre van por delante de las posibles medidas de los negocios empresariales.

La responsabilidad del usuario

Dicho lo anterior, el eslabón más débil siempre es el usuario final y por eso gran parte de la responsabilidad de mantener seguro todo su entorno se encuentra sobre él.

¿Es eso justo? Pues claro que lo es, porque no puedes culpar a un fabricante de coches por que no sepas conducir y sufras un accidente grave. Eso es algo que depende del conductor (y del resto de conductores).

Por tanto, el usuario de Android tiene que asumir parte de la responsabilidad de la seguridad de sus dispositivos y para eso lo mejor es que sigas este sencillo consejo.

El gran consejo secreto

Es muy sencillo: Simplemente deja de instalar aplicaciones que no necesitas.

Hay millones de aplicaciones en la Google Play Store, de todas esas aplicaciones, una gran cantidad de ellas no valen para nada o peor aún; son aplicaciones infectadas.

Los piratas informáticos cuentan con que los usuarios no se van a molestar en hacer ni la más mínima investigación o considerar las posibles consecuencias de instalar aplicaciones al azar.

Con ese punto de vista, los piratas avanzan a sus anchas para aprovecharse de la ingenuidad del usuario.

Los desarrolladores que crean aplicaciones con cargas útiles maliciosas saben que siempre habrá usuarios que instalen una aplicación que parezca divertida o demasiado buena para poder ser verdad.

Entiendo que existen miles (quizás millones) de usuarios de Android que instalan numerosas aplicaciones para matar el tiempo o intentar ahorrar algo de dinero.

Por ejemplo. Juegos sencillos, aplicaciones de cupones, redes sociales o cualquier otra aplicación de entretenimiento o que prometa beneficiar el ahorro de los gastos.

Pero lo cierto es que la diversión y los ahorros pueden no ser tan beneficiosos como crees, debajo de muchas aplicaciones atractivas, es posible que este instalado un keylogger listo para rastrearte (en el mejor de los casos) o robar todas tus credenciales (en el peor de los casos).

Confía en mí: No quieres que eso te ocurra.

¿Cómo puedes evitar este tipo de robos de privacidad?

Haz un buen uso de tu smartphone, la regla más simple es: Si no lo necesitas, no lo instales.

Si solamente tienes un dispositivo para el uso diario, procura instalar exclusivamente un puñado de aplicaciones de confianza, ojea más abajo un posible stack de aplicaciones saludable.

Ahora bien, si tienes la ventaja de tener también un teléfono secundario, desquítate a realizar las pruebas que quieras aunque aún así; procura instalar solo aplicaciones puntualmente y siempre desinstalando las que dejes de usar.

Sobre todas las aplicaciones, puedes investigar antes de instalarlas. Buscar a la empresa o el desarrollador e información sobre la aplicación en sí.

Si encuentras algo dudoso sobre la aplicación, no la instales, eso es lo que todo usuario de Android debería hacer.

Primero, adoptar la posición de que algunas de las aplicaciones de Google Play Store no valen la pena.

Segundo, sospechar siempre de las aplicaciones que no son publicadas por una entidad conocida.

Finalmente, siempre intentar arreglártelas con el mínimo de aplicaciones en tu dispositivo de Android e instalar una aplicación solo si las necesitas realmente.

Recuerda: Instala solamente las aplicaciones que debas tener. Las aplicaciones que te sirvan para trabajar o para mantenerte comunicado con tu equipo, amigos o familiares. Si disfrutas de un buen juego de vez en cuando, procura instalar los de empresas y desarrolladores de renombre.

Un stack de aplicaciones saludable

, puedes tener el resto de apps de otras redes sociales que utilices habitualmente, en mi caso Telegram, Twitter e Instagram (Instagram exclusivamente para publicar).

Pero podrías tener Discord, Slack, TikTok, Facebook, etc.

Algunas otras aplicaciones de seguridad infaltables: Como un administrador de contraseñas y aplicaciones de doble factor de autentificación (Authenticator, Authy y Yandex Key).

Aplicaciones para realizar tareas y trabajos: Lejos de las aplicaciones predeterminados de Google como Google Keep, Calendar, Gmail o Analytics. Github, Eventbrite, Universal Copy, un navegador alternativo (Firefox).

Apps de servicios de uso más habitual, en mi caso: Materialistic, ReadEra, Spotify, Binance, la app del banco, la app del servicio de telefonía, un par de apps para hacer deporte en casa y el único juego: Candy Crush Friends.

Entre las apps de servicios y entretenimiento una buena práctica sería el consultar la ficha del creador de la aplicación e investigar un poco en profundidad sobre la empresa o desarrollador. Yo lo he hecho.

Si te paras a pensar, realmente ya son bastantes aplicaciones con sus posibles riesgos, pero tampoco es una cantidad excesiva (alrededor de 20) de aplicaciones. Más que suficientes.

No es exclusivamente la Google Play Store

Este consejo siempre comenzaría con un nunca instales ninguna aplicación de fuera de Google Play Store, pero la realidad es que incluso no siempre se puede confiar en la Google Play Store.

El mantener tus dispositivos y tus datos a salvo de daños es bastante más complejo.

Por ello, es posible que muchos usuarios tengan la tentación de obtener aplicaciones de otras fuentes, excepto que sepas absolutamente lo que estás haciendo será mejor que no lo hagas.

Sí, algunos sitios y servicios ofrecen aplicaciones confiables para Android. Uno de ellos es F-Droid.

Hace años puede instalar la aplicación F-Droid desde Google Play Store y luego instalar aplicaciones desde su catálogo de aplicaciones. Pero eso ya no es posible.

Ahora debes ir al sitio de F-Droid, descargar el APK e instalarlo manualmente; y por mucho que respeto que tenga a lo que está haciendo F-Droid, el usuario promedio no debería estar cargando aplicaciones así en su smartphone.

Mejor quédate con Google Play Store y no te dejes tentar por la venta de aplicaciones especialmente brillantes. Como por ejemplo: Las apps de personalización de Whatshapp u alguna otra red social.

No es mi intención parecer un padre regañando a su hijo, pero hasta que algo cambie con la seguridad de las aplicaciones móviles, los usuarios finales deben de tomarse la seguridad muy en serio.

En caso contrario, puedes encontrarte siendo víctima de los piratas informáticos repetidamente y eso no será nada agradable.


Artículos Relacionados