Es hora de decir la verdad del Artículo 13

La Directiva sobre el copyright que en la Unión Europea se está abriendo camino a través del proceso legislativo es sin lugar a dudas, uno de los peores proyectos de ley considerados por la UE.

No solo en el sentido de que causará graves daños a Internet en la UE, sino también porque es de una baja calidad casi sin precedentes en cuanto a su marco y los términos que se detallan.

Los legisladores generalmente reconocen que los textos que producen deben ser claros sobre lo que están tratando de lograr y cómo se implementará. Las malas leyes inevitablemente conducen a decisiones conflictivas en los tribunales, y encontrarse en un desafío legal puede resultar en la anulación de leyes a largo plazo.

La incertidumbre sobre lo que significa la nueva legislación no solo es una pérdida de tiempo, esfuerzo y dinero; además posee un efecto corrosivo sobre el pensamiento de las personas respecto a la propia legislación en sí.

Si la regla fundamental de la medicina es “primero, no hagas daño”, la responsabilidad correspondiente de los legisladores es “primero, no seas vago”.

Tome el Artículo 11, por ejemplo, el que introduce un copyright auxiliar para fragmentos de artículos de noticias. No sabemos qué cantidad de una cita requerirá una licencia; algunos maximalistas de los derechos de autor incluso han pedido que se protejan palabras individuales.

Aún más en serio, no sabemos si simplemente usar hipervínculos requeriría una licencia. Eso claramente causaría inmensos problemas para las empresas, la creatividad y los derechos de las personas. Los borradores de ley que se están considerando actualmente todavía no aseguran que los hipervínculos queden excluidos del requisito de poseer una licencia.

El Artículo 13, requerirá que el material subido por el usuario se filtre previamente para una posible infracción de derechos de autor, este punto está igualmente plagado de incertidumbres. Por ejemplo, no está claro a qué compañías en línea afecta, ya que algunas pueden estar exentas porque son pequeñas o no implican grandes cantidades de contenido subido por el usuario; estando por determinar exactamente el significado de “grande”.

De manera similar, no hay una guía sobre qué se debe hacer cuando los filtros de carga no están disponibles o son imposibles de crear, o si no existe un organismo de licencias colectivo en referencia al material en cuestión. El hecho de que existan toda una serie de excepciones especiales, que se han corregido apresuradamente tratando de salvaguardar plataformas como Wikipedia y GitHub de esta disposición.

Pero que en última instancia podrían dejar de existir -estas excepciones- es una evidencia de que aquellos que produjeron los borradores originales fueron completamente inconscientes o eran completamente indiferentes de los posibles daños colaterales de la implementación de esos filtros de alojamiento de archivos.

La razón de esta confusión es la falta de buena fe que ha irritado gran parte del debate en torno a esta Directiva del Copyright de la EU.

Otra es que el Artículo 13 trata sobre la mítica “brecha de valor”. Como he explicado en el blog: no hay tal cosa no existe tal cosa. En cambio, existe una “brecha de innovación” entre lo que las compañías de derechos de autor tradicionales han hecho sobre Internet y lo que los servicios digitales han logrado en términos de crear servicios nuevos y rentables.

El concepto falso de “brecha de valor” es simplemente un intento de persuadir a las personas de que las compañías de Internet deben ser castigadas por tener éxito, donde las compañías de derechos de autor con su lentitud y pereza fracasaron.

De hecho, afirmar que el Artículo 13 trata sobre la “brecha de valor” es incluso más deshonesto de lo que parece. No es un ataque general a todos los servicios de Internet exitosos, sino que está dirigido específicamente a uno en particular: YouTube de Google.

Nuevamente, esto fue evidente por los partidarios de la propuesta; quienes apuntan constantemente a Google como la fuente de todo mal digital. Esta visión distorsionada del mundo incluso llevó a un intento irremediable de calificar las protestas democráticas masivas del público en general en contra de las propuestas unilaterales de la UE como una vasta conspiración financiada por Google.

Lo absurdo de esa posición está subrayado por la última representación de intereses de la división de YouTube de Google a favor de los filtros de carga. La eurodiputada de Pirate Party Julia Reda explica:

Muchos han confundido esto con el ataque contra el artículo 13 en su conjunto, no lo es. En el Financial Times del lunes, YouTube explicó que estarían muy contentos con una ley que obliga a todos los demás a construir (o, presumiblemente, a obtener una licencia de ellos) lo que ya tienen: filtros de carga como “Content ID”.

CopyBuzz

y muchos otros han señalado que los filtros de carga no son un problema para YouTube, porque ya ha gastado más dinero en desarrollarlos que cualquier otra compañía, en forma del filtro: Content ID.

El Artículo 13 obligaría efectivamente a todos los competidores de YouTube a comenzar a crear sus propios filtros de carga, lo que llevaría un tiempo y esfuerzo considerables o licenciarlos de Google. En cualquier caso, el predominio de YouTube de Google y su sistema de identificación de contenido se vería reforzado, aunque sus otros servicios todavía se verían afectados negativamente por el amplio alcance del Artículo 13.

Como escribe la eurodiputada Reda, lo único que le preocupa a la división de YouTube de Google es la idea de que “las plataformas en línea [son] inevitablemente responsables de cualquier infracción de derechos de autor por parte de sus usuarios, sin importar qué acción tomen”.

Ese es un problema para la compañía, porque ningún filtro de carga es perfecto, ciertamente no es el famoso Content ID infalible, esto dejaría a Google siendo el responsable por el material de copyright no autorizado que pasara los filtros hasta YouTube.

Dado que Google ahora admite abiertamente los filtros de carga a través del “Content ID”, se podrían identificar algunas fallas dentro del Artículo 13: quizás restringir su alcance a YouTube y solo a YouTube.

De eso es de lo que realmente se ha tratado todo este tiempo, a pesar de intentar despistar mientras se hablaba sobre una “brecha de valor” inexistente. Imponer tal restricción en el jugador dominante podría incluso alentar una mayor competencia en este sector, lo que sería una ventaja adicional.

El mayor de los problemas con el Artículo 13: sería el daño causado al tratar de obligar aplicar filtros de carga a todo tipo de material con derechos de autor. Simplemente, es imposible de abordar con una mínima posibilidad de éxito. Los únicos sectores en los que existe un sistema que funciona de manera vaga, como lo requiere el Artículo 13, son el audio y el video, ambos manejados por el Content ID de YouTube, aunque de manera imperfecta.

Es hora de que los legisladores digan la verdad sobre el Artículo 13 y admitan que en realidad se trata de Google (al igual que el Artículo 11). Al restringirlo a YouTube y eliminar la obligación de todos los demás de filtrar, también se eliminarían todas las ambigüedades y la falta de claridad que acosan a las propuestas actuales.

De ninguna manera es la mejor solución, que sería eliminar el Artículo 13 por completo. Pero viendo el estado insatisfactorio de todos los textos en ese aspecto dentro de las negociaciones del “trilogo”, sin duda; es un resultado preferible ante el que se nos aproxima, que puede ser un final mucho más terrible.


Contenido disponible bajo licencia Creative Commons By 4.0 al igual que su contenido original autoría de Glyn Moody de CopyBuzz.

Relacionado

Web 5, ¿Realmente logrará descentralizar Internet?

Aunque la cadena de bloques, el metaverso y los avatares digitales que forman parte de la Web 3 todavía parecen tecnologías del futuro, el fundador y ex director ejecutivo de Twitter (Jack Dorsey) ya habla de la Web 5. Su idea para la web del futuro es convertir internet en un lugar totalmente descentralizado que se ejecute sobre la cadena de Bitcoin y ponga los datos ¡SEGUIR LEYENDO!

Viajamos a las profundidades de Internet: Revelada la Web profunda, la Web oscura y la Web de las Marianas

Seguro que has oído hablar de la Web Profunda, esa parte oculta de Internet fuera del alcance de los buscadores como Google. La Internet Profunda está envuelta de misterio y leyendas urbanas, puesto que si nos sumergimos en sus aguas, serás capaz de llegar a la Dark Web. Dicen las malas lenguas, que allí es posible encontrar lo impensable: Desde drogas a pornografía infantil, hasta contratar ¡SEGUIR LEYENDO!

Uso Mundial de Internet 2024

Las tasas de adopción de Internet pueden haberse ralentizado desde los aumentos rápidos que vimos durante la mitad de la década pasada, pero millones de personas siguen conectándose a Internet por primera vez cada mes. Nuestro análisis de datos de organizaciones de renombre, incluidas la UIT, GSMA Intelligence y Eurostat, indica que 97 millones de personas comenzaron a usar Internet por primera vez en los últimos ¡SEGUIR LEYENDO!

Usar el navegador Tor es más fácil que nunca, ¡Es la hora de utilizarlo!

Los dos navegadores más importantes, Tor y Brave, que protegerán tu privacidad desde el año 2.019 en adelante, navega de forma anónima y olvídate para siempre de los posibles espías que te persiguen durante todo el tiempo que dedicas a Internet.

Taringa Cierra luego de 20 Años, Adiós al Forocoches Argentino y la Primera Red Social de Argentina

Taringa, la primera red social de Argentina, ha anunciado su cierre definitivo después de 20 años en línea. Surgida en 2004, la plataforma comunicó su decisión a través de un emotivo comunicado en el que destacó su papel como hogar de diversas historias, personajes y sentimientos a lo largo de su existencia. Motivos del Cierre de Taringa El cierre de Taringa, tanto de su versión web ¡SEGUIR LEYENDO!