El consejo de productividad capaz de reemplazar a todos los demás

Esta técnica fue utilizada por muchas personas famosas, incluido Ernest Hemingway. Ernest Hemingway se despertaba e inmediatamente se sentaba a escribir, asi es como Ernest Hemingway hablaba de su rutina diaria:

“Cuando estoy trabajando en un libro o una historia, me levanto lo más temprano posible cada mañana y escribo. A esa hora nadie distrae y además, a la madrugada suele hacer fresco y con el trabajo, me caliento”.

Esta regla personal de Hemingway, nos lleva al principal consejo de productividad que hoy te quiero dar.

El consejo que te va ayudar a dar pasos hacia tus metas cada día.

¿Cuál es el consejo?

No alarguemos más la agonía, todo es extremadamente banal. Simplemente:

“Haz tu tarea más importante, a primera hora de cada día”.

Suena simple, pero es algo que casi nadie hace.

Al igual que Hemingway, quien escribió una cantidad impresionante de escritos increíbles en su carrera, puedes lograr un progreso increíble todos los días si solo comienzas con la tarea más importante.

¿Por qué no prestamos atención a este consejo?

La mayoría de la gente hace las tareas de otras personas, no las suyas propias. Creo que en parte tiene que ver con cómo nos educa la sociedad.

En la escuela, nos asignan tareas y nos dicen cuándo tenemos los exámenes. En el trabajo, el encargado establece una fecha límite para cada tarea y espera un resultado específico de nosotros. En casa, nos ocupamos de la vida cotidiana y tratamos de cuidar a los niños y a la pareja.

Desde corta edad, nos acostumbramos a responder a las expectativas, instrucciones y necesidades de otras persona y casi nunca a las nuestras propias.

No debería de sorprendendernos que tan pronto como nos despertamos, abramos nuestro correo electrónico, revisemos las conversaciones de nuestro teléfono y busquemos las tareas que la vida nos reserva para el día de hoy.

Pero, ¿No deberíamos de considerar esto un error? Las tareas que otros nos asignan pueden ser urgentes, pero esa urgencia rara vez debería de significar una prioridad.

Las cosas que realmente importan están impulsadas por nuestras esperanzas, sueños, creaciones, negocios y futuro.

¿Significa esto que debemos ignorar los desafíos que nos plantean los miembros de nuestra familia, los jefes o la sociedad? Por supuesto que no.

Sin embargo, acaso no deberíamos de aprender a asignar el tiempo a nuestros propios planes y no a los de los demás.

¿Por qué funciona esto como un último consejo de productividad?

A menudo pensamos que la productividad se trata de hacer más y más tareas todos los días. Pero eso no es del todo cierto. La productividad significa hacer cosas importantes de manera constante.

Independientemente de lo que trabajes, las cosas verdaderamente valiosas se pueden contar con los dedos de la mano.

Lo que nos hace productivos es la capacidad de mantener una velocidad media constante en varias direcciones y no el aplicar una velocidad máxima a infinidad de actividades a la vez.

Es por eso, que este consejo de productividad es realmente funcional.

Si te enfocas en la tarea principal todos los días, siempre avanzarás por el camino del progreso que es más importante y preferente para ti.

No sé ustedes, pero para mí este es un argumento de peso. A menudo, tengo días en los que paso mucho mucho tiempo revisando la cuarta, la quinta o la sexta tarea relevante de la lista; pero nunca alcanzo a dedicar tiempo a lo más importante.

No es realmente necesario el comenzar una tarea importante por las mañanas. Aunque, en mi opinión, ese enfoque tiene grandes ventajas adicionales.

En primer lugar, nuestra fuerza de voluntad suele ser mucho mayor al comienzo del día. En este momento, estamos llenos de energía y somos capaces de ofrecer todos los recursos para cumplir con nuestros planes.

En segundo lugar, mi experiencia me dice que cuanto más se acercan las manecillas del reloj hacia la noche, más probable es que aparezca otra tarea a lo largo del día.

Eso significa que la probabilidad de que pase el día según lo planificado, disminuye en gran medida y por eso; el hacer la tarea más importante a primera hora de la mañana, te puede ayudar a evitar esto.

En tercer lugar, nuestros cerebros odian los proyectos sin terminar. Los proyectos sin terminar conducen a la tensión interna y al estrés. Cuando empezamos algo, queremos terminarlo.

Cuanto antes comiences, más real será la perspectiva de poder llegar algún día cercano a la línea final.

¿Cómo poner en práctica este consejo?

Comenzar la mañana con las cosas más importantes suena como una buena idea para todos, bueno para todos excepto para los más búhos, ¿Qué pasa si amas las largas noches de descanso?

Obviamente, no existe una única manera de tener éxito. Las personas amantes de las noche, suelen hacer un trabajo tan asombroso como los más madrugadores.

Sea cual sea tu régimen más habitual, trata de hacer tiempo para tus propios objetivos y protéger tus metas personales.

Para mí, la mañana es el mejor momento para trabajar pero tu horario puede ser completamente diferente. La frase “Haz tu tarea más importante, a primera hora de cada día” realmente significa “Date y encuentra el tiempo necesario para tener la oportunidad de trabajar en lo más importante”.

🔥 RELACIONADOS

Deja un comentario