Novedades sobre la criptomoneda Ethereum
Novedades sobre la criptomoneda Ethereum

Ethereum, la cadena de bloques de la segunda criptomoneda más grande del mundo, ha cambiado al modelo de prueba de participación.

Esto reduce significativamente el consumo de energía de la cadena de Ethereum. El proceso de transición, iniciado en 2016, pasará desapercibido para la mayoría de los usuarios de la red pero la minería ya no será necesaria.

El último cambio en el algoritmo comenzó el 6 de Septiembre, cuando se activó la actualización de Bellatrix, después de eso se alcanzó el valor objetivo del indicador de Dificultad Total de la Terminal; o que provocó el lanzamiento de la última actualización de París y un cambio en el modelo de red.

Se supone que ahora el consumo de energía de Ethereum disminuirá en más del 99%. Si evaluamos tal transición a nivel de toda la cadena de bloques, la transición será casi como desconectar a Finlandia de la red eléctrica mundial.

Según los desarrolladores de Ethereum, el nuevo algoritmo hará que la cadena de bloques que hoy en día abarca numerosos intercambios de criptomonedas, empresas de préstamos y otros servicios, sea mucho más segura y escalable.

Los mineros fueron reemplazados por validadores, miembros de la red que prometieron al menos 32 “monedas” de Ethereum y enviaron activos a una dirección comercial en la red donde no se pueden comprar, ni vender.

Este trabajo también es recompensado y los tokens comprometidos funcionan como boletos de lotería: Cuanto mayor sea el depósito, mayor será la probabilidad de que uno de los boletos sea ganador y el bloque se registre en el libro mayor digital de Ethereum bajo su firma.

La primera versión de la subred de tipo Proof-of-Stake apareció en la cadena de bloques en 2020 con el nombre de Beacon Chain, pero hasta hace poco era una especie de campo de pruebas digital diseñado para configurar validadores.

Con la transición a un nuevo modelo, la subred ingresó a la cadena de bloques principal de Ethereum, por lo que el evento se denominó merge o fusión.

A pesar de que muchos miles de mineros participan en el mantenimiento de la red bajo el algoritmo de prueba de trabajo, las máquinas de los tres grupos mineros principales dominaron el hashrate general de Ethereum.

Con el nuevo algoritmo, no es la potencia de cálculo el indicador decisivo, sino la cantidad de los activos depositados lo que va a dificultar aún más los ataques. Los atacantes corren el riesgo de perder parcial o totalmente sus garantías.

Los críticos de la innovación dicen que con el retiro de los pools de minería, una cohorte de grandes jugadores será reemplazada por otra.

Ahora más del 30 % de la participación de los validadores está en manos de la comunidad de Lido y otro 30% pertenece a las criptbilleteros más grandes: Los intercambios Coinbase, Kraken y Binance.

En cuanto a la cadena de bloques más grande, Bitcoin, aún no existen señales de una transición inminente a un modelo de eficiencia energética, los participantes de la red siguen comprometidos con un sistema seguro ya probado.

Comparte tu opinión