A través del análisis del número de descargas de las aplicaciones como Signal y Citizen se puede analizar y conocer como se están organizando los manifestantes a lo largo de EE.UU. y el resto del mundo.

A medida que las protestas contra la brutalidad policial se han extendido por todo Estados Unidos, las descargas de aplicaciones de los estadounidenses han cambiado. La lista de las aplicaciones más populares en este momento ofrece una idea de cómo las personas usan la tecnología para tomar medidas.

Después del asesinato de George Floyd por un oficial de policía de Minneapolis la semana pasada, la gente ha acudido en cantidades récord a las aplicaciones de escáner de la policía, donde pueden escuchar la comunicación por radio de la policía. También se apresuraron a descargar Signal, una aplicación de mensajería segura, y Citizen, una aplicación de seguridad comunitaria que envía alertas policiales. Mientras tanto, a principios de esta semana, Twitter se estaba descargando más que Facebook e Instagram, lo que no suele ser muy normal.

Desde el 25 de mayo, Citizen se ha descargado 234,000 veces y Signal se ha descargado 121,000 veces dentro de los EE. UU.

Según Apptopia: ambas aplicaciones continúan estableciendo registros máximos del número de descargas diarias. A principios de esta semana, Citizen fue la cuarta aplicación para iOS más descargada, según App Annie.

Signal fue la octava aplicación más descargada, entre todas las apps de redes sociales y se encuentra entre las 100 aplicaciones más descargadas de todo EE.UU.

Desde Apptopia también informan que las cinco principales descargas de aplicaciones para controlar y escanear las situaciones policiales aumentaron en un 125 por ciento el pasado fin de semana en comparación con el fin de semana anterior.

Es probable que las personas usen estas aplicaciones de varias maneras, que incluyen, entre otras cosas; participar o rastrear la situación de las protestas. Los escáneres policiales y Citizen ofrecen una forma específica para que los manifestantes se mantengan a la vanguardia de la acción policial planificada y entiendan en tiempo real qué está haciendo la policía.

La gente ha usado durante mucho tiempo el hardware enfocado a ser usado como escáner policial para el seguimiento de los crímenes, pero esta nueva generación de aplicaciones lleva esa tecnología a nuevos usuarios y nuevas prácticas; también reúnen la posibilidad acceder a la transmisión sobre las actuaciones policiales desde una variedad más amplia de fuentes y ubicaciones. Sin embargo, la policía desconfió de las apps usadas como escáneres en los últimos años, y algunos departamentos policiales están migrando a tecnologías de comunicación encriptadas.

Citizen no es una aplicación de escáner policial, per se, pero puede servir para un propósito similar. El uso entre manifestantes también representaría una pequeña evolución del uso de Citizen. La primera versión de la aplicación se lanzó en 2016 con la misión de “abrir el sistema 911” para que “todos puedan hacer su parte”. Muchos, incluido el Departamento de Policía de Nueva York, argumentaron en ese momento que la aplicación fomentaba la vigilancia de la justicia, entonces la aplicación literalmente se la llamaba Vigilante, y se relanzó en 2017 como Citizen.

Desde entonces, la aplicación Citizen ha sido muy criticada. Aunque la huella de la aplicación ha seguido creciendo y actualmente está disponible en la ciudad de Nueva York, el área de la Bahía de San Francisco, Baltimore, Los Ángeles y Filadelfia.

La gran mayoría de las actualizaciones en Citizen provienen de empleados que monitorean varias transmisiones de policía y bomberos disponibles al público y luego publican incidentes seleccionados en la aplicación y notifican a los usuarios cercanos. Citizen también alienta a los usuarios a comentar y grabar imágenes de crímenes e incidentes de seguridad que ocurren cerca. Ese video podría ayudar a los manifestantes, así como a los residentes no involucrados, a encontrar información en tiempo real sobre el terreno sobre lo que sucede con las protestas. Por supuesto, es probable que muchas personas usen estas aplicaciones pasivamente para monitorear lo que sucede en sus vecindarios en medio de protestas y acciones policiales.

Citizen fue retirado temporalmente de la tienda Google Play hace unos días pero desde entonces ya ha sido restaurada. Desde Citizen se destaca que su “misión central es fomentar la transparencia y la rendición de cuentas entre los civiles y las fuerzas del orden”.

“La gente está utilizando Citizen para mantenerse a salvo y consciente de lo que sucede en sus ciudades con alertas y transmisiones de seguridad en tiempo real”, dice la compañía. “Están revisando la aplicación para leer actualizaciones sobre los toques de queda, ver videos de otros y publicar transmisiones en vivo de las protestas”.

La utilidad de las aplicaciones de mensajería cifradas como Signal es más sencilla. Signal es básicamente una aplicación de mensajería, llamadas y video cuya encriptación mantiene oculta la comunicación de las personas en el caso de que sus teléfonos sean robados, pirateados o confiscados por la policía. Los manifestantes de todo el mundo han usado estas aplicaciones durante mucho tiempo para comunicarse entre sí de manera segura y sin temor a la posible intercepción policial.

Signal y su competidor con sede en el Reino Unido, Telegram, demostraron ser esenciales en las protestas de Hong Kong de 2019, donde los manifestantes tenían especial temor sobre la vigilancia estatal. Algunos manifestantes de Hong Kong incluso recurrieron a aplicaciones de mensajería de malla para poder utilizarla sin conexión a internet, aunque no parece que la ansiedad por espiar a la policía se haya vuelto tan grave en los EE. UU.

Hace unos días, Signal se convirtió en una de las 10 aplicaciones sociales más descargadas para iOS por primera vez, según datos de App Annie. La aplicación suele sufrir picos de aumento en las descargas durante tiempos de tumultos políticos, pero la última vez que las descargas de Signal clasificaron tan alto como en la actualidad, fue tras la toma de posesión del presidente Trump.

Además de Citizen y Signal; se encuentra Twitter. Que ha jugado un papel importante en el activismo y la difusión de las noticias más actualizadas. Desde su lanzamiento hace más de una década: Twitter ganó importancia en el intercambio de información durante la Primavera Árabe y luego se convirtió en una herramienta clave para los manifestantes en Ferguson, Missouri, durante el verano de 2014. Por entonces, la gente usó la entonces también propiedad de Twitter: la desaparecida Vine, para coordinar acciones y transmitir sus mensajes.

Por último, tenemos a Instagram (propiedad de Facebook) que también ha desempeñado su papel, funcionando como una herramienta de transmisión para los activistas del movimiento Black Lives Matter. Sin embargo, las cosas se pusieron complicadas en la plataforma durante la campaña del “Blackout Tuesday” la semana pasada. Cuando millones de usuarios publicaron imágenes de simplemente cuadrados en negro como señal de protesta contra la violencia policial.

Muchas personas, también, etiquetaron sus publicaciones con el hashtag #BlackLivesMatter un movimiento que rechazó comunicados importantes de los manifestantes y simplemente reemplazó la protesta por imágenes fundidas en negro.

Cada día, más y más, estas aplicaciones están ganando popularidad a medida que la gente se aleja de las aplicaciones cada vez más populares como Facebook. La compañía se enfrenta actualmente a una campaña de #DeleteFacebook por la negativa del CEO Mark Zuckerberg a eliminar una publicación del presidente Trump que incitaba a la violencia contra los manifestantes.

🎁 Visita Nuestra Tienda 🎁

Categorías:

Actualizado: